¿Qué ocurriría si te dijeras: “mi fracaso es mi oportunidad”, ¿Te sientes prisionera de tu vida?, ¿Te gustaría que las cosas fueran de otra manera, pero te da miedo tomar decisiones por miedo a fracasar? Veamos cómo superar el miedo al fracaso.

A veces ese miedo está relacionado y condicionado por el sufrimiento que te genera, sin embargo, aprender de tus errores es la mayor fuente del crecimiento personal.

Error aprendizaje

Para eso has venido a este mundo, para conocerte mejor, mejorar y superarte a ti misma, cumplir tu misión y dejar tu huella. No es necesario ser una persona famosa e importante, para dejar huella, basta con que tus seres cercanos reciban ese regalo.

  • ¿Cuántas veces te has sorprendido deseando vivir una vida diferente a la que estás viviendo? 
  • ¿Cuántas veces te sorprendes lamentándote, entrando en un bucle victimista en el que pasas de la queja a la culpa?
  • ¿En cuántas ocasiones has culpado o buscado culpables para responsabilizarles de lo que te está sucediendo o de tus comportamientos?

Si te das cuenta, lo hacemos de modo automático, culpas a las personas, o a las circunstancias y buscas justificación de lo que ocurre y determinados modos de actuar. Este patrón de conducta lo repites una y otra vez y no eres consciente de que realmente es posible romperlo y cambiarlo, hacerte responsable y tomar las riendas de tus pensamientos y acciones. 

Si estás viviendo una relación insana de pareja o amistad, laboral… que no fluye, que te hace sentir mal, te incomoda e incluso sientes que absorbe toda tu energía, que no te hace feliz pero no sabes cómo salir, o qué decisiones tomar al respecto, tal vez tengas pavor a cómo superar el miedo al fracaso

Miedo al Cambio por no saber gestionar y cómo superar el miedo al fracaso

Es necesario que te replantees cambiar el enfoque y pedir ayuda.  Cuando desde fuera ves a alguna persona que conoces y está inmersa en este tipo de relación, o simplemente que todas las relaciones o interacciones que mantiene conllevan un grado de complejidad e insatisfacción, seguro que te has preguntado:

Cómo superar el miedo al fracaso.

¿POR QUÉ SIGUE AHÍ?

No es tan fácil; en primer lugar hay de ser consciente de ello, en segundo lugar averiguar qué es lo que la mantiene ahí y qué le aporta. En ocasiones incluso siendo conocedora de la situación, puede darle la espalda y por miedos, inseguridades o comodidad prefiera quedarse, por miedo a cómo superar el miedo al fracaso.

Siempre digo, que para que una persona sienta el impulso de cambiar algo en su vida debe darse una circunstancia fundamental

“Que el dolor de quedarse en el punto y lugar que está, sea mayor que el dolor, miedo o incomodidad que le genere cambiarlo” 

Sólo así se es capaz de tomar acción, cuando la situación de origen mantenga una intención positiva que resulte beneficiosa a la persona en cuestión, aunque a los ojos de los demás no esté aportando ningún beneficio… seguirá ahí.

Si te sientes identificada con lo aquí mencionado, debes desear con todo tu ser salir de ahí, sentir la motivación y el cambio de enfoque para ponerte manos a la obra y adquirir el compromiso y grado de responsabilidad que va a requerir tu decisión de cambio.

No Quiero Salir de la Zona de Confort

Salir de tu zona de confort es una decisión que necesita un alto grado de valentía y determinación. Es importante que te planifiques un objetivo a seguir que te mantenga enfocada  y te impida abandonar.

El cambio comienza cuando te das cuenta que lo que pasa a tu alrededor tiene mucho que ver con lo que pasa en tu interior; solo cuando lo entiendes y lo aceptas, estás preparada para afrontar el reto.

Afrontando retos

Hace algún tiempo en una formación de coaching cuántico, la profesora, María, persona que ha marcado mi proceso personal, que me inspira y a la que tengo un profundo afecto, dijo algo que me quedó muy grabado.

En un determinado momento del curso,  cuando nos estaba ofreciendo una herramienta relacionada con la forma en que tenemos de gestionar las emociones de enfrentarnos y aceptarlas, alguien le del grupo de alumnos, le preguntó:

¿Cómo y cuándo sabremos qué hemos conseguido un cambio, qué gestionamos nuestro estados emocionales y qué lo hemos interiorizado? 

A lo que ella respondió: El cómo, ocurre sin que te des cuenta, simplemente un día observas que lo estás haciendo y no eres consciente de que lo estabas haciendo, es en ese momento, cuando ya lo has integrado, ese aprendizaje ya está hecho y estás preparado para pasar al siguiente nivel.

Esto es lo que ocurre cuando te encuentras en una relación familiar, de pareja, amistad, una relación laboral que te produce inquietud, ansiedad, te pone triste, te hace daño y en definitiva, te hace sentir mal, insatisfecha y te genera cierto rechazo. 

Si no puedes salir de ahí, o no sabes cómo hacerlo, estás bloqueada, paralizada, es necesario analizar esa relación y encontrar ¿Qué es lo que está ocurriendo realmente?, ¿Qué te impide salir de ahí?, ¿Son tus miedos?, ¿Qué beneficio te aporta?

A veces, como te he comentado anteriormente, simplemente te aporta algo que tú necesitas, aún cuando te genere malestar y sea perjudicial para ti, pero cubre alguna de tus necesidades básicas, llena algún vació emocional, etc.

Miedo al Rechazo Social

Te pongo un ejemplo: si tu tienes una herida emocional que traes de tu infancia, seguramente, si no eres consciente de ella y no has trabajado para resolverla, vas a desarrollar una serie de miedos y conductas e incluso patrones de pensamiento dirigidos a protegerte de cualquier estímulo que atente directamente contra esa herida, o quedarte en una relación simplemente porque sientas que te protege de sentir el dolor que esa herida te dejó.

Cómo superar el miedo al fracaso.

El inconsciente tiene 3 formas de guardar información:

  • Por espacio: el inconsciente almacena esa información no relevante para tu consciente y que la deja fuera, al no serle necesaria.
  • Por incomodidad: es aquella información de la que si eres consciente pero prefieres olvidar, porque te incomoda, disgusta o genera malestar.
  • Por miedo o vergüenza: esta información es la que guardas por sentir miedo o vergüenza, te cuesta reconocer, admitir, miedos al sufrimiento, dolor, al qué dirán… rechazo social.

Por ello constantemente te ves justificando conductas, por informaciones que el inconsciente te da, sin embargo tú decides qué hacer en cada momento… con cada situación, miedo, trauma, herida,etc.

Recuerda que el miedo es una emoción que mal gestionada y contenida, al final buscará una salida a través de síntomas que pueden intensificarse y manifestarse en forma de enfermedad.

Analiza tus enfermedades y busca si existe una relación entre ellas y la situación personal que estás viviendo, en tu forma de afrontar la vida y en las decisiones que tomas.

Si has sufrido por ejemplo: el rechazo desde muy pequeña, obviamente anhelas obtener la aceptación y el afecto en tu día a día y lo puedes buscar en una relación, en un trabajo, en una amistad y eso hace te puede llevar a ser emocionalmente dependiente.

Cuando sientas que no algo funciona, que no eres capaz de dar un carpetazo, de tomar una decisión en tu propio beneficio, por miedo a sentir el dolor que te produce vivir o revivir esa herida de rechazo que cargas a tu espalda, es el momento de pensar en ti y decidir conquistar tu poder y tomar el timón para dar un nuevo rumbo a la situación. 

Análisis De Cómo Superar el miedo al fracaso

Generalmente y desde mi experiencia profesional, lo que subyace suele ser una distorsión del propio autoconcepto cuyos 3 pilares fundamentales son el autoconocimiento la autoestima y la autorrealización personal.

Recuerda que como dice la PNL (Programación Neurolingüística):  “El Mapa no es el Territorio”

Cómo superar el miedo al fracaso

El mapa no es el territorio, tu punto de vista no siempre es el punto de vista del otro, por lo tanto abrir la mente, cambiarte de gafas, te permitirá observar y analizar los acontecimientos desde diferentes perspectivas, lo que te ofrecerá la posibilidad de contemplar otros puntos de vista distintos, a ser más objetiva, tener una visión más amplia y más enriquecedora de la situación y a no juzgar a nada ni a nadie.

Cuando eras pequeña procesabas toda la información y las experiencias que vivías de una determinada manera, aprendiste a pensar, sentir y comportarte en función de tus vivencias y los resultados obtenidos.

De otra manera aprendiste respuestas que ibas incorporando para utilizarlas en situaciones similares, como adecuadas, esas respuestas aprendidas ante determinados estímulos, que cuando eras pequeña te funcionaron, quizá debas revisarlas y actualizarlas si observas que ahora no te funcionan, te limitan o bloquean tu desarrollo personal y te voy a poner un ejemplo:

Historia Real de Superación Personal y Autoestima

Es la historia real de una mujer que tenía muchos hermanos y de pequeña su padre que era alcohólico, les pegaba cuando llegaba a casa en estado de embriaguez y arremetía contra todos los hijos.

Ella que era la más pequeñita y algo tímida, siempre se escondía, no contradecía nunca a su papá y se libraba muchas veces de esos palos. Así fue pasando su vida y cuando llegó a edad adulta se convirtió en una alta ejecutiva de una empresa en su ciudad y aquí surgió el problema.

Cómo superar el miedo al fracaso.

Cuando era pequeña todos sabían que era tímida y su timidez le salvó precisamente de muchas palizas y momentos desagradables vividos en casa, pero… ¿Qué ocurrió cuando ya de adulta seguía manteniendo esta conducta?

En el trabajo que desempeñaba ni le ayudaba, ni favorecía, ya que tenía que enfrentarse a muchas reuniones con empresarios de alto nivel y se sentía limitada por su timidez.

CONCLUSIÓN: una conducta fue beneficiosa para esa persona en una determinada etapa de su vida, pero resultó convertirse en una gran limitación para poder desempeñar su trabajo, causándole muchos problemas. 

Por eso decidió trabajarse a través de un proceso de coaching, para construir nuevos paradigmas desde los que poder afrontar su vida, supo aprender a potenciar aquellas habilidades que necesitaba, para asumir el cargo de responsabilidad que ostentaba y todo lo que suponía, para aprender a empoderarse con éxito.

A menudo, sueles actuar, pensar y sentir de manera aprendida y respondes automática e inconscientemente,  sin plantearte, sin analizar, sin ser consciente de por qué estás respondiendo de una determinada manera, o de por qué estás pensando esto o lo otro…

Ejercicios Para Saber Cómo Superar el Miedo al Fracaso

  • ¿Qué sueles hacer cuando te encuentras en una situación que te resulta desagradable, no te gusta o no te causa dolor porque no sabes cómo superar el miedo al fracaso?
  • ¿Cuál es tu conducta limitante?
  • ¿Luchas contra ella, huyes o la afrontas?

Observa cuál ha sido tu respuesta  y luego responde a la siguiente pregunta:

  • ¿Podrías haber respondido, pensado, sentido o comportado de otra manera?
  • ¿Podrías actuar de una manera diferente y si es así por qué no lo haces y aún te voy a hacer otra pregunta que te aporta responder así en determinadas situaciones qué beneficio obtienes.

Sean cual sean tus respuestas justifícalas: escribe o razónala.

  • Si es que no, di por qué.
  • Si por el contrario es sí, explica las alternativas que podrías haber utilizado? 

Ahora te traslado estas preguntas a esa relación tóxica que no te llena, y te hace infeliz, que no te deja ser tú misma, dedicarte a tus hobbies, pasiones… en la que te sientes ninguneada, no te respetan, donde no existe una buena comunicación o está llena de mentiras y tapujos, etc.

  • ¿Qué es lo que realmente, te hace que seguir ahí?
  • ¿Qué te impide dejar esa relación?

Cuando una relación no te hace feliz no te deja evolucionar ni desarrollarte como persona, te hace sufrir, no te sientes respetada, no existe comunicación te sientes infeliz, ninguneada, infravalorada…

Piensa en eso qué te impide salir… y piensa solo en qué te impide salir, no pongas excusas externas, no respondas utilizando a los hijos, el dinero, la falta de carácter… Procura que la respuesta que des no empieces por un:  

  • Es que…
  • Pero…
  • Si… pasara X entonces…

Da la respuesta pensando en ti. Cuando una persona toma una decisión, no sabe lo que va a pasar, puede prever, valorar, elegir más o menos acertadamente… pero la garantía del resultado no la tiene, sin embargo posee algo fundamental: Decisión, Determinación, Planificación y Acción.

Pon el foco y toda su energía en ello y no pares hasta conseguirlo… 

“LA MAYOR PARTE DE LOS FRACASOS SE PRODUCEN A LAS PUERTAS DEL ÉXITO”

Y me explico: cuando persistes en tu objetivo y nada te detiene hasta conseguirlo, lo alcanzarás, si te apeas del “tren” y abandonas por: miedo, cansancio, falta de compromiso, enfoque y constancia no lo conseguirás y lo peor es que quizás el premio lo tenías a la vuelta de la esquina. 

Algunas decisiones pueden llevarte al fracaso, como por ejemplo: elegir una pareja errónea, un mal socio en un negocio, una inversión arriesgada, incapacidad para empatizar con los demás, un trabajo equivocado, etc.

Cómo superar el miedo al fracaso.

También existen hábitos y actitudes que son perjudiciales para ti misma: falta de autocontrol, anticiparte y adivinar lo que va a pasar en lugar de pensar y racionalizar el egoísmo, el engaño, la falta de esfuerzo, compromiso, lealtad, el miedo, falta de honradez y honestidad, ausencia de autorreflexión, impulsividad descontrolada, etc

Por ello para conocer cómo evitar el miedo al fracaso es indispensable conocerte a ti misma, tus habilidades y potencialidades, y ser consciente de tus logros y las resistencias que te limitan a la hora de actuar y tomar decisiones adecuadas para ti.

 Recuerda que el mayor fracaso es el que no tiene la oportunidad de suceder y que abandonar no es una opción. 

Voy a terminar, escribiéndote literalmente, una historia que cuenta en su libro, lectura que por cierto, te recomiendo:

PIENSE Y HÁGASE RICO

NAPOLEÓN HILL

A Casi Un Metro Del Oro

Una de las causas más comunes de cómo superar el miedo al fracaso, es el hábito de abandonar cuando uno se ve presa de una frustración temporal. Todos somos culpables de este error en un momento u otro.

Un tío de R. U. Darby fue presa de «la fiebre del oro» en los días en que era una fiebre endémica, y se fue al Oeste a cavar para hacerse rico. Nunca había escuchado que se ha extraído más oro de los pensamientos de los hombres que el que se ha sacado de la tierra.

Obtuvo una licencia y se fue a trabajar con el pico y la pala. Después de varios meses de trabajo fue recompensado con el descubrimiento del brillante mineral. Necesitaba maquinaria para extraer el mineral a la superficie.

Con discreción, cubrió la mina, volvió sobre sus pasos a su hogar en Williamsburg, Maryland, y les habló a sus parientes y a algunos vecinos del «hallazgo». Todos reunieron el dinero necesario para la maquinaria, y la enviaron a la mina. Darby y su tío volvieron a trabajar en ella.

Extrajeron el primer carro de mineral y lo enviaron a un fundidor. ¡Las utilidades demostraron que poseían una de las minas más ricas de Colorado! Con unos pocos carros más de mineral saldarían todas las deudas. Entonces empezarían a ganar dinero en grande.

¡Hacia abajo iban los taladros! ¡Hacia arriba iban las esperanzas de Darby y de su tío! Entonces sucedió algo. ¡El filón de mineral brillante desapareció!

Habían llegado al final del arco iris, y la olla de oro no estaba allí. Perforaron en un desesperado intento para volver a encontrar la veta, pero fue en vano. Finalmente, decidieron abandonar.

Vendieron la maquinaria a un chatarrero por unos pocos centenares de dólares, y tomaron el tren de vuelta a casa. El chatarrero llamó a un ingeniero de minas para que mirara la mina e hiciera un poco de cálculo.

El ingeniero le informó de que el proyecto había fracasado porque los dueños no estaban familiarizados con las «líneas de falla». Sus cálculos indicaban que la veta reaparecería ¡casi a un metro de donde los Darby habían dejado de perforar! ¡Allí fue precisamente donde fue encontrada!

El chatarrero extrajo millones de dólares en mineral de aquella mina porque supo buscar el asesoramiento de un experto antes de darse por vencido.

Pepitas de oro

«NUNCA ME DETENDRÉ PORQUE LOS HOMBRES DIGAN “NO”»

Mucho tiempo después, el Sr. Darby se recuperó sobradamente de su pérdida, cuando descubrió que el deseo se puede transmutar en oro. Eso le ocurrió después de que ingresara en el negocio de la venta de seguros de vida.

Recordando que había perdido una inmensa fortuna por haber dejado de perforar a casi un metro del oro, Darby aprovechó esa experiencia en el trabajo que había elegido, con el sencillo método de decirse a sí mismo:

«Me detuve a casi un metro del oro, pero nunca me detendré porque me digan “no” cuando les pida que compren un seguro».

¿Aprendió El Sr. Darby a cómo superar el miedo al fracaso? me encantaría que dejases en los comentarios, si te ha servido, cuál ha sido tu vivencia, si tiene algo en común.

Aprende de tus fracasos y errores y no abandones tus sueños, cree en ti y conseguirás alcanzarlos.

Espero que te haya sido de utilidad este post; tu opinión es importante para seguir creciendo. Gracias