Trataré de relacionar estos tres términos conexión, conexión consciente y conexión cuántica.

La conexión es unir, juntar varias partes, una atracción, estar en sintonía con algo o alguien. La conexión cuántica o desde la perspectiva de la física cuántica, hace referencia a unos vínculos que existen entre personas, que no están conectadas físicamente pero mantienen lo que se llama una “Unión Cósmica”.

La Física cuántica lo explica como la existencia de estos vínculos con el principio de la “no localidad” que habla de la conexión entre  partículas subatómicas que aún no compartiendo el mismo espacio físico, lo han compartido en otro momento.

Esto quiere decir que desde la física cuántica, se defiende que estas partículas subatómicas, son capaces de establecer vínculos independientemente de haber compartido espacio o no.

La Conexión Interior

Sin embargo hoy quiero poner el foco en la conexión consciente y cuántica o conexión interior, la conexión con uno mismo. Seguro que  recuerdas situaciones en las que has sentido que has conectado con una persona y te encanta estar con ella: conversar, disfrutar o mantener una relación.

Es lo que solemos llamar “tener química con alguien”. También conectar con algún grupo, porque simpatizas con sus valores, objetivos, su proyecto sus ideas…pero:

  •  ¿Cuántas veces has sentido eso… de ti mismo?
  • ¿Cuántas veces te has puesto tus mejores galas para conectar contigo?
  • ¿Has revisado tus creencias o tus emociones para ver si están conectadas entre sí?
  • ¿Cuántas veces te has mirado al espejo y te has dicho “eres genial, me encantas?
Conexión consciente

Este es el tipo de conexión del que te voy a hablar hoy.

Todo ha surgido dando un paseo con mi perra, en un lugar tranquilo permitiendo que me aisle del mundanal ruido, para conectar con la  naturaleza y conmigo misma. Así que he sentido la necesidad de contarte las sensaciones que he tenido.

¿No te pasa que a veces necesitas desconectarte de todo? Lo haces en ocasiones de manera inconsciente y otras buscando conscientemente el modo de encontrar un huequito para estar a solas, para pensar o simplemente olvidarte del ajetreo diario, de los problemas, disminuir el estrés…

Necesitas conectar con tu esencia, tu yo interior, lo que realmente eres sin máscaras ni apariencias, conectar con tu ser, te inunda de una sensación de paz, armonía y equilibrio; es aprender a escuchar y atender los deseos de tu alma conectando: mente, cuerpo y espíritu.

Dedicar una pequeña parte de tu tiempo a esta tarea te colma de seguridad y paz, te permite ser más creativo/a, desarrollar tu intuición, aprender a escuchar esa voz interior que el alboroto y ajetreo de la vida diaria no te ofrece. Conectar contigo mismo es fluir, te ayuda a  ser más coherente con lo que piensas, sientes y haces.

Eso es lo que busco cuando me pierdo dando largos paseos con mi perra, meditando, sintiendo olores, sonidos, que el bullicio de la ciudad no me permite percibir. Cuando te permites el lujo de levantarte por las mañanas y antes de ponerte en marcha, conectar un un ratito contigo, te aseguro que tu día va a ser muy diferente. 

A veces los horarios no lo permiten, pero estoy segura, que podrás encontrar la manera de conseguir este espacio de tiempo para ti. 

Mi rutina diaria pasa por: un rato de meditación antes de nada, una buena ducha, un desayuno y un paseo con mi perra, después de esto estoy lista para afrontar cualquier cosa y situación…

Además a medio día para recargar las pilas encuentro un hueco para hacer ejercicio, obviamente este orden es el mío, te invito a organizar el tuyo como tú quieras, pero hazlo.

Cuando esto se convierta en un hábito empezarás a ver los beneficios que te reporta y te convertirás en una persona que vive conectada consigo misma y con tu entorno. Crea tu rutina diaria, sólo para ti.

Hoy la vida, va demasiado deprisa, y estamos atrapados por ese ritmo frenético sin  tener tiempo para las cosas realmente importantes.

Constantemente escucho expresiones tales como; no tengo tiempo, voy muy agobiado/a, estoy a tope de trabajo, tengo que llevar a los niños a inglés, a la piscina, tengo que planchar, comprar… tengo, tengo, tengo… ufff, me agota decirlo pero; con tantas prioridades, ¿cómo te va a quedar tiempo para ti?

Te planteo una pregunta:

¿Dedicas todos los días un momento a  tu cuerpo, ya sea en el gimnasio, practicando algún tipo de deporte, comiendo sano?

Si esto es así.

¿Por qué no haces lo mismo con tu mente y tu espíritu?

Los 3 Mejores Ejercicios para conectar con tu interior

Ahora te voy a plantear 3 ejercicios que te ayudarán a hacerte una idea de cuántas cosas deseas hacer y no haces o cuántas veces haces algo que no deseas hacer.

  1. Ejercicio: Escribe una lista de al menos 10 tareas  que haces diariamente y que empiecen por (“Tengo que…”).
  1. TENGO QUE…………………………………………………………..
  2. TENGO QUE…………………………………………………………..
  3. TENGO QUE…………………………………………………………..
  4. TENGO QUE…………………………………………………………..
  5. TENGO QUE…………………………………………………………..
  6. TENGO QUE…………………………………………………………..
  7. TENGO QUE…………………………………………………………..
  8. TENGO QUE…………………………………………………………..
  9. TENGO QUE…………………………………………………………..
  10. TENGO QUE…………………………………………………………..

2. Ejercicio: Ahora una vez hecha la lista vuelve a escribir las mismas tareas, sustituyendo las palabras (“Tengo que…”), por  (“Decido hacer…”).

  1. DECIDO HACER…………………………………….………………
  2. DECIDO HACER………………………………………….…………
  3. DECIDO HACER…………………………………………….………
  4. DECIDO HACER………………………………………….…………
  5. DECIDO HACER…………………………………………….………
  6. DECIDO HACER………………………………………….…………
  7. DECIDO HACER…………………………………………….………
  8. DECIDO HACER……………………………………………….……
  9. DECIDO HACER………………………………….…………………
  10. DECIDO HACER…………………………………………..…..……

A continuación debes leerlas todas en voz alta, y observa:

  • ¿Qué sientes y cómo te sientes, qué pensamientos tienes, qué te dices?
  • ¿Has percibido alguna diferencia?
  • ¿Ha habido algo que te haya llamado la atención?

3. Ejercicio: y último; pero antes levántate, date una vuelta, bebe agua, para romper la energía de este momento.

Para re-conectar, haz 3 o 4 respiraciones profundas, concéntrate en ellas con los ojos cerrados, y cuando estés listo/a completas la última fase.

Escribe 5 cosas que te gustaría hacer, tener o conseguir y no tienes o has conseguido hasta el momento, puedes echar mano de tu imaginación, no pongas límites, (puedes sustituir la palabra me gustaría por: deseo, quiero…).

  1. ME GUSTARÍA …………………………………………………………
  2. ME GUSTARÍA …………………………………………………………
  3. ME GUSTARÍA …………………………………………………………
  4. ME GUSTARÍA …………………………………………………………
  5. ME GUSTARÍA …………………………………………………………

El nivel de conciencia de cada persona aumenta en función de las experiencias que vive. Acabas de practicar un momento de conexión consciente y cuántica, siendo observadora de lo que está ocurriendo en tu cuerpo y tu mente. Tener un momento de intimidad con tu esencia resulta beneficioso para tu salud mental y física. 

Son partes del mismo todo y por tanto desatender una de esas partes provocará sí o sí, un estado de baja energía y malestar en cualquiera de los 3 niveles: físico, mental y espiritual.  

Estar en forma físicamente es mantener un buen estado de bienestar, que según la OMS, “es algo más que no estar enfermo”, consiguiendo unas condiciones de salud óptimas puedes afrontar los retos diarios, realizar actividades variadas y mejorar el estado de bienestar general.

Si a esto le añades mantener una alimentación adecuada, ingiriendo la cantidad de nutrientes adecuados y en proporciones equilibradas, podrás disfrutar de un funcionamiento perfecto de tu organismo tanto a nivel físico como mental.

Al hacer ejercicio físico segregamos una serie de hormonas que incrementan tu salud, te hacen sentir bien y ser más feliz, entre otras: (como la hormona antidiurética, la del crecimiento y la vasopresina), las hormonas que segregamos al hacer deporte o ejercicios son: 

  • Adrenalina y noradrenalina que elevan los niveles de glucosa en la sangre y aumentan la tensión arterial mejorando la circulación y el tono muscular.
  • Endorfinas son liberadas al hacer ejercicio aumentando el estado de bienestar y el estado de ánimo.

Aunque si como he comentado antes, esto no va acompañado de una buena alimentación el resultado no será el mismo. 

Recuerda que estamos hablando de conexión consciente y cuántica, la relación de todas las partes a la vez, si obvias echar un vistazo a tu interior, conectar con tu Ser, revisar qué dice tu inconsciente, tus creencias y valores, lo que te mueve y te hace ir en una u otra dirección…

Aumenta tu conexión interpersonal (interna), e intrapersonal (con los demás), a través de un trabajo con tu;

  • Dimensión física: tu cuerpo, tus movimientos, gestos, posturas, alimentación…
  • Dimensión mental: tus pensamientos, creencias, tu enfoque, tus necesidades…
  • Dimensión emocional: gestión emocional y desarrollo inteligencia interpersonal.
  • Dimensión espiritual: máxima consciencia, nivel más elevado del desarrollo personal, donde estas conectado/a con tu esencia, tu ser.

Conexión Consciente y Cuántica con el Inconsciente

¿Te has planteado alguna vez, por qué crees en lo que crees, cuáles y cómo son tus creencias ?

  • ¿Son tuyas o son impuestas?
  • ¿Te limitan o potencian? 
  • ¿ Las cosas que dices y piensas, están en congruencia con tus sentimientos y emociones, con lo que sientes? 
  • ¿Existe coherencia entre tu forma de pensar, sentir y actuar ante los demás?

La dimensión espiritual es la parte más etérea y no tangible, ya que no la puedes tocar, ni ver físicamente, pero sí la puedes sentir. 

Si durante un sólo día te dedicas a hacer el esfuerzo de ser consciente de todo lo que piensas o pasa por tu mente, te sorprenderás al descubrir la cantidad de pensamientos que tienes a lo largo del día y que no controlas. Pueden afectar en mayor o menor o intensidad, incluso pueden pasar desapercibidos, simplemente los piensas. 

¿Alguna vez ha meditado? No se si tu respuesta es afirmativa o negativa, pero seguro que habrás escuchado alguna vez  eso de : “intenté meditar pero… mi cabeza no paraba de pensar”, “me explota la cabeza de tanto pensar”, o cuando tratas de conciliar el sueño y en ese momento la mente comienza a hacer un repaso de todo tu día: preocupaciones, situaciones…

Los pensamientos a veces te perturban y otras veces no lo hacen, te traen recuerdos agradables o desagradables y en función de esto vas cambiando también tus estados emocionales. Tomar consciencia de ello te permitirá gestionar mejor tus emociones.

Por esta razón el ejercicio que has hecho anteriormente, iba acompañado de preguntas que te ayudarán a tomar consciencia de lo que estaba pasando en tu interior.

Recuerda que los pensamientos sólo son eso: pensamientos, el problema radica en darles más importancia de la que en sí mismo tienen, es decir, el significado que das a casa situación, hecho, o experiencia vivida.

Te voy a poner un ejemplo contándote algo que me pasó. 

¿Puedo evitar el sufrimiento?

Estando un día delante de mi ordenador, conecté la memoria externa y observé que no se abría la carpeta donde guardaba las fotos de años y años. Tardé un rato en entrar en pánico, pues antes traté de resolverlo, ya se sabe que la tecnología es juguetona.

Memoria externa

Cuando por fin comprendí que las había perdido, mi cuerpo se  estremeció. En ese momento miré el reloj y eran las 21:30 de la noche… imposible ir a la tienda o localizar al informático para que me lo solucionara.

Mi estado de malestar iba in crescendo, me sentía impotente, tenía rabia, miedo a haber perdido mis recuerdos fotográficos así que…por qué no, decidí ponerme un ratito el traje victimista:

  • ¿por qué me tiene que pasar todo a mi?
  • la tecnología me supera, ahora ya no tendré recuerdos de mis viajes y amigos.
  • La culpa es del que me arregló el ordenador, desde entonces iba raro….

En fín te puedes imaginar, toda una retahíla… Gracias a Dios esto duró menos de 5 minutos, pero te aseguro que dieron para mucho.

De repente, como si me hubieran dado un toque de atención, (conexión consciente y cuántica), zarandeé un poco la cabeza con unos estiramientos del cuello, tratando de liberar la tensión que estaba acumulando, reaccioné y me dije: 

A ver… tienes 2 opciones:

  1. entrar en pánico, y en un bucle de emociones negativas hasta mañana que abran el establecimiento, y puedas llevar el ordenador.
  2. Aparcas todo eso hasta mañana, y entonces decides en función de lo que ocurra cómo sentirte. 

Pueden pasar 2 cosas:

  1.  Que lo lleves y no tenga solución: perfecto, entonces en ese momento empiezas a lamentarte todo lo que quieras hasta que te canses, sientas y digas lo que tengas que sentir .
  2. Que tenga solución: ¿Para que anticiparse y estar 12 horas pasándolo mal por algo que al final se ha resuelto?
Pánico, borrar

Entendiendo que no es necesario pasar todo este carrusel emocional de frustración, enfado, impotencia, y preocupación.

Así que decidí aparcar la preocupación hasta el dia siguiente porque de ese modo al menos ganaba algo seguro, 13 o 14 horas intoxicando todo mi cuerpo, tanto si tenía solución como si no. Me conecté con mi ser, mantuve el equilibrio y me relajé, racionando ese estado de pánico.

CONCLUSIÓN: ¡Recuperé todas las fotos, así que me ahorré unas cuantas horas de sufrimiento, gracias a mi conexión consciente y cuántica!

Esto es fácil que suceda en el día a día, por ello es importante no perder la conexión consciente y cuántica para el bien de tu ser interno, ya que te aliviará padecer o sufrir innecesariamente antes de tiempo y te ayudará a ser más reflexivo/a.

Funcionamos como un todo y en cuanto se dispara un pensamiento, lo hace la emoción y por ende empezamos a comportarnos acorde a cómo nos sentimos

Para no desconectarte puedes utilizar diferentes técnicas y utilizar herramientas que te van a permitir vivir de manera más consciente, evitando actuar impulsiva y descontroladamente.

Atiéndete, mímate y quiérete… concédete un espacio diario para ti, para revisar tu día, para agradecer las cosas buenas que te han sucedido y los aprendizajes que cada momento, persona o situación te han aportado.

Esto es vivir conectada, estar en conexión consciente y cuántica. Cuando te conoces a ti mismo/a y conectas con lo que realmente deseas, sientes o quieres en cada momento, es más sencillo conectar con los demás, con tu pareja, tus hijos, tus compañeros de trabajo, etc.

 Cómo Conectar con las 4 Dimensiones

Conexión Cuántica

1- Conexión con la Dimensión Física:

  • Haciendo ejercicio que libere tu cuerpo de tensiones y genere hormonas beneficiosas para tu bienestar.
  • Descansando bien y durmiendo las horas necesarias: los trastornos del sueño alteran los ciclos hormonales y el ritmo cardiaco, además de generar una sensación de fatiga constante, problemas de concentración, incluso irritabilidad.
  • Mantén una dieta saludable, evita comida preparada, y come mucha fruta, verdura y pescado. Evita el exceso de glucosa, sal y nitritos.
  • Elimina toda fuente de contaminación energética, como ordenadores, móviles, manteniendo la buena ventilación de tus espacios, que pueden contribuir a aumentar las jaquecas, problemas de concentración e incluso problemas respiratorios.
  • Mantén posturas poderosas, mentón arriba y procura sonreír mucho. Re Programa tu cerebro a través de tus gestos y movimiento corporal,

2- Conexión con la Dimensión Mental:

  • Medita diariamente y si crees que no te es posible hazlo todas las veces que puedas.
  • Mejora tu lenguaje interno: Observa cómo te hablas, las palabras, el tono que empleas. Cuando te hablas te das mensajes, sin ser consciente de qué es lo que decretas, y si lo haces en positivo es beneficioso, pero… lamentablemente suelen ser decretos en negativo del tipo: “no puedo mas con mi vida”, “esta persona me mata”, “ la vida está cada vez más cara y no vamos a poder pagar los gastos”, “no puedo dejar de fumar”, etc.
  • Escucha qué piensas de ti.
  • Descubre tus resistencias y creencias limitantes para poder desbloquearlas y así atraer abundancia a tu vida.
  • Dónde estás enfocado/a: en el pasado, el presente o el futuro, ¿Hacia dónde se dirigen tus pensamientos?
  • Identifica tu pensamiento limitante, aquel que hace que ejerzas resistencia ante determinadas experiencias, ¿Qué situación, persona, circunstancia, te bloquea, o incomoda con más frecuencia?

3- Conexión con la Dimensión Emocional: 

  • Escribe un diario emocional de las emociones que tienes cada día e identifica cuales son las más frecuentes en ti. Elige tu emoción más recurrente.
  • Identifica cada emoción, ponle nombre y escucha donde la sientes, qué sientes. Recopila la información que te aporta tu emoción recurrente (hazlo poco a poco con todas).
  • Descubre qué ocurre antes de sentir una emoción concreta, así podrás identificarla antes de que aparezca con toda su intensidad (obsérvate con tu emoción recurrente elegida).
  • Cuándo tengas una emoción de gran intensidad, no la contengas, déjala salir, acéptala y recibe la información que te da (observa qué ocurre si no te resistes a sentirla). 
  • Busca un momento de tu vida en el que recuerdes haber sentido por primera vez, esa emoción recurrente que has elegido. 

4- Conexión con la Dimensión Espiritual :

  • Medita cada día aunque sean 5 minutos. Permítete observar que ocurre, puedes utilizar una meditación guiada, música, o simplemente estar en silencio.
  • Ojo a los autosabotajes: ¿Cuándo te cuentas una historia para evitar una situación, qué historia te cuentas?, ¿Qué es lo que realmente te incomoda? Conectarte con tu esencia te va abriendo el camino hacia ello, vive un día de aceptación de cualquier cosa que te llegue.
  • Toma las riendas de tu vida deja de ir en piloto automático, negocia con tu inconsciente como si le hablaras a un niño pequeño, necesita comprender que ahora tu vas a dirigir tu vida, que todo está bien, y que no se preocupe, lo necesita para no buscar justificaciones y excusas. 
  • Vive un día sin juicios ni etiquetas para poder percibir las cosas de la manera menos condicionada posible. Cuando te sorprendas a ti mismo emitiendo un juicio aunque sea mentalmente, sonríe y respira profundamente y sigue en tu estado “No juicio”.
  • Analiza qué ha ocurrido y convierte esto en un modo de vivir, repitiendolo hasta tenerlo interiorizado.
  • Hazte cada día una pregunta para expandir tu conciencia y escribe este lema y ponlo en un sitio visible “Los conflictos que vivo son una oportunidad de aprender para mi”

La conexión consciente y cuántica es una forma de vibrar contigo y el entorno que te rodea. Aprender a vivir sin hacer juicios, vivir siendo genuino y real, sin resistencias, dándote permiso para sentir, pensar y actuar desde tu ser. Vivir desde la aceptación incondicional.

Conexión consciente y cuántica con el Ser

Identifica y agradece la oportunidad que cada experiencia te proporciona para elevar tu nivel de conciencia, y permitiéndote aprender de cada situación.

Un dia lluvioso no es un dia horrible, sólo es un día lluvioso, el concepto de “horrible” es el significado que tu le das, si lo aceptas como tal, simplemente es un día que llueve, que purifica el aire y que permitirá que en primavera, la naturaleza florezca con más fuerza.

Verás que hay diferentes maneras de observar lo que sucede en nuestra vida. Conecta con tu parte más positiva y acepta que todo ocurre por y para algo y que lo que te ocurre es necesario para tu crecimiento personal.

Eleva tu conexión consciente y cuántica y vive la experiencia de estar genuinamente conectada con tu vida, te dejo aquí este artículo en el que hablo sobre la coherencia, tal vez te ayude a complementar este artículo..