Cómo tomar decisiones

Saber cómo tomar decisiones: es elegir con determinación sobre una situación y saber resolver un problema para encontrar la solución adecuada, lo que implica tomar decisiones acertadas que te lleven a un resultado deseado.

Tomar decisiones en ocasiones puede ser un problema para algunas personas, todo depende de dónde pones el foco, la atención y la interpretación y el significado personal que damos a las cosas, en función de nuestras experiencias, creencias y sistema de valores.

Puedes poner el foco en el pasado, el presente o el futuro y esto determinará que prestes atención a aspectos más positivos o negativos.

A la hora de resolver un problema, conflicto o tomar decisiones todos estos aspectos determinarán el resultado y la dirección que sigas.

En mis procesos y formaciones, siempre hago mucho hincapié en esto, porque un cambio de mentalidad se refleja en tu realidad y tu día a día, una actitud positiva y un enfoque realista en el momento presente te genera emociones positivas que proyectarán una actitud resolutiva y decidida a la hora de afrontar cualquier situación.

Cómo tomar decisiones y buscar soluciones

Cómo funcionan las emociones en la toma de decisiones

Las emociones no son lógicas, aparecen condicionadas por nuestra manera de interpretar y ver el mundo que te rodea, por lo tanto van a ser decisivas y van a influirte a la hora de tomar una decisión u otra ante un problema, permitiéndote resolverlo de la forma más beneficiosa para ti y los demás.

Con esto quiero decirte que puedes tomar la decisión de cambiar tu vida, de mejorarla y de invertir en ti, es una apuesta segura, de la que nunca te vas a arrepentir.

Es una sabia decisión de la que emanarán otras muchas que te harán ser más independiente, segura y libre.

Cuando tus  condiciones de vida y las expectativas de lo que esperas están en consonancia y equiparadas podrás ser feliz o dicho de otro modo la felicidad es el equilibrio entre tus condiciones de vida y tus expectativas.

Encontrar el equilibrio emocional

Cuando vives una relación  insana, en la que no te sientes libre, ni valorada, cuando dices frases como:

  • «Sin él/ella, no puedo vivir»
  • «L@ necesito para vivir»
  • «Si no está me falta el aire»
  • «“Que haría yo sin ti»
  • «No me imagino la vida sin ti»…

O en otra línea:

  • «No puedo más»
  • «Me gustaría poder dejar esta relación pero… »
  • «No volveré a perdonarle esto… »
  • «Me gustaría poder decirle…pero me da miedo que se enfade, o me da miedo como va a reaccionar… »
  • «Si le dejo igual no encuentro a otra persona y me quedo sol@»

¿Te has reconocido tu o a alguien cercano con alguna de estas frases?

Recuerda que todo en la vida son elecciones, decisiones, las tomas desde que te levantas hasta que te acuestas.

Empiezas por decidir desde qué ropa te pones, qué peinado te haces, qué desayunas, cómo vas al trabajo, si saludas o no a alguien, si miras el whatsapp, si respondes, si afrontas una tarea o la pospones, si haces la siesta, si quedas con alguien, si ves la tele o no, si tomas café o té, si comes carne o pescado, si haces una llamada o no, si te enfadas, si te arriesgas, si te sientes impotente… incluso si decides no hacer nada, estás tomando una decisión. 

Decisiones y acciones

Es importante ser consciente de ello, ya que la mayoría de las decisiones que se toman, no son conscientes, pero afectan a las que puedes tomar de manera consciente.

Para cambiar algo en tu vida es necesario que sientas esa necesidad. A veces observo a personas que siguen repitiendo patrones una y otra vez, incluso te diría más yo fui una de esas personas, e incluso a veces me sorprendo a mi misma en ello.

Siempre existen soluciones para todos los problemas, aunque no siempre se está dispuesta a tomarlas.

Buscas excusas y justificaciones para evitar tomar decisiones que te incomodan, pero lo que ocurre es que son resistencias a salir de la zona de confort, a actuar de una manera diferente.

Lo mismo pasa con las emociones estas son adictivas y puede que te cueste abandonar ese patrón emocional que repites una y otra vez.

Cuando algo te perjudica, sea una relación, un situación, etc. lo lógico sería que salieras de ahí… entonces:

¿Por qué no lo haces?

 Muy sencillo: 

En ocasiones el dolor que te provoca salir de una situación, relación o estado emocional, es mayor que el que te provoca quedarte.

Sólo cuando el dolor de quedarte supere al de irte, darás el primer paso hacia el cambio.

Ese es el motivo por el que te cuesta cambiar o generar cambios en tu vida, estás cómoda/o con lo que conoces, pese a que objetivamente desde fuera no se perciba así. 

Si tienes un conflicto o problema debes tomar las riendas, responsabilizarte de la parte que te atañe y pasar a tomar acción para resolverlo.

Para ello te puedes hacer algunas preguntas como:

  • ¿Qué puedo hacer para resolverlo?
  • ¿Qué alternativas tengo para poder elegir?
  • ¿Cuál es el denominador común tuyo en todas ellas?

Observa qué sueles hacer cuando tienes una situación conflictiva tanto con tu pareja, con los amigos, en el trabajo…

Dicho de otra forma ¿Qué piensas, sientes y haces cuándo te encuentras un obstáculo en el camino?

Si tu situación personal, laboral o de pareja no mejora, quizás sea porque tampoco lo hacen tus decisiones.

«Una buena decisión mejora la situación»

Cuándo debes saber cómo tomar decisiones para generar cambios en tu vida

  • Cuando no eres feliz
  • Cuando sientes que algo no está fluyendo como desearías.
  • Cuando te invaden emociones y pensamientos negativos.
  • Cuando te sientes deprimida/o, triste, atascada/o. 
Decisiones y soluciones

“La única forma de ser feliz es la realización y el crecimiento personal”

Dónde pones tu foco para saber cómo tomar decisiones

  • En el pasado  en el presente o en el futuro.
  • En lo positivo o en lo negativo.
  • Dentro de ti o fuera.
  • En el problema o en la solución.

TU MAPA MENTAL O SIGNIFICADOS QUE DAS

  • Conflicto o oportunidad.
  • Un principio o un final.
  • Relacionado contigo.
  • Lo que te aporta o tienes o en lo que te falta o te quita.

EMOCIONES O ESTADOS EMOCIONALES

  • Emociones positivas de alta vibración
  • Emociones negativas de baja frecuencia vibratoria.

ACTITUD QUE TOMAS ANTE LOS PROBLEMAS. (ACCIÓN)

  • Avanzas y tomas decisiones o te quedas pensando sin pasar a la acción.
  • Te rindes y hechas la toalla o los afrontas cogiendo al “toro por los cuernos”.
  • Te atascas o continuas. 
  • Procrastinas o actúas.
  • Resolverlo lo mejor que puedas o buscar la perfección constante.
 Objetivos y mapas mentales

Para tomar decisiones es fundamental que generes alternativas y opciones variadas, salir de la dualidad te permitirá ampliar el abanico de posibilidades y por tanto de éxito en tu elección.

Revisa tu patrón de conducta a través de las preguntas que te he hecho anteriormente:

¿Qué piensas, sientes y haces cuándo te encuentras un obstáculo en el camino?

Cuando repites el mismo tipo de respuestas es lo que se llama “patrón”. 

En ocasiones te preguntarás por qué las cosas no cambian, por qué siempre te pasa lo mismo, por qué tu relación actual se parece tanto a otras que has tenido.

¿Has escuchado decir eso de…? Siempre tropiezo con el mismo tipo de personas. Todo lo malo me ocurre a mi…

De esto estoy hablando, no busques fuera la explicación sino en tu interior, revisa tu mapa, dónde pones tu atención , qué cosas te atraen o te repulsan y averigua cómo romper ese patrón.

“La mejor forma de romper patrones es interrumpirlos cuando se están produciendo

Decisiones y soluciones

Cuando aprendí a generar opciones y a cambiar el foco, descubrí una nueva forma de ver la vida y mejoré cualitativamente la forma de afrontar los problemas.

Ahora cada conflicto es una oportunidad para aprender, para crecer y para ser mejor persona y profesional.

Si te ha gustado este post, te agradecería me dejaras un comentario para poder seguir mejorando y que lo compartas con otras personas para compartir abundancia y aprendizajes.

Gracias mil.